Entradas

El nuevo curso arranca el 2 de septiembre, mientras que el plazo para las matrículas nuevas se inicia a partir del 10 de septiembre y se hará vía telefónica

Las actuales circunstancias de la pandemia mundial han obligado a retrasar el tradicional período de matriculación para las plazas vacantes de la Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra para el siguiente curso escolar. Además, la dirección de la Escuela quiere comunicar que el nuevo curso escolar arrancará el 2 de septiembre, siguiendo todas las medidas y protocolos de seguridad. Será obligatorio portar mascarilla dentro de las instalaciones de la Escuela.

La oferta para el nuevo año escolar comprende clases de iniciación, ballet clásico –niveles predanza I y II, medio y avanzado-, ballet para adultos, taller coreográfico, flamenco, danza contemporánea, danzas de carácter y clases de interpretación.

En atención a los actuales protocolos de seguridad, el período de matriculación (para nuevas matrículas, siempre y cuando haya plazas libres) se inicia a partir del día 10 de septiembre y se realizará vía telefónica. Desde esa fecha, los interesados pueden ponerse en contacto con la secretaría del centro en el teléfono 944 483 688. El horario de secretaría es de 17.00 a 19.00 horas, de lunes a viernes.

El período de matriculación para el próximo curso de la Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra se abre a partir del 10 de septiembre.

Rueda de prensa de presentación de la nueva temporada del BNS. Auditorio Nacional del Sodre, Montevideo, 20 Febrero 2020. © BNS

La versión de Mauricio Wainrot sobre la obra teatral Un tranvía llamado deseo, primero de los títulos del 2020

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay inicia esta noche la temporada 2020, tercera bajo la dirección artística de Igor Yebra. El título Un tranvía llamado deseo, el clásico homónimo del teatro estadounidense publicado por Tennessee Williams en 1947, es el escogido para arrancar la temporada. Medio siglo después, el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot realizó su personal lectura de la obra, para la que empleó partituras de Béla Bartók. El Auditorio Nacional del Sodre acoge las funciones, del 12 al 22 de marzo.

El argumento. La obra del dramaturgo Tennessee Williams contrapone los hechos acaecidos en Laurel (Mississippi) y focalizados en la antigua plantación familiar Belle Rêve (Bello sueño, en francés) con la nueva vida de la protagonista, Blanche DuBois, en Nueva Orleans, donde reside su hermana Stella y su cuñado Stanley Kowalski, un rudo obrero de origen polaco. El suicidio de su marido, tras descubrir Blanche que mantuvo una relación homosexual al principio de su matrimonio, la pérdida de la plantación y su despido por haberse mantenido una relación con alumnos suyo, desembocan en una confusión entre la realidad y un mundo ficticio que la protagonista genera en su mente. Todo ello mezclado con la incomprensión por parte de ésta acerca de cómo su hermana, proveniente de una familia acomodada, había podido casarse con alguien de una clase inferior. El clímax del drama se produce cuando Kowalski viola a su cuñada, produciendo que ésta pierda la cordura.

Teatro, cine y ballet. Ganadora del Premio Pulitzer en la categoría de drama en 1948, la obra teatral homónima de Tennessee Williams se subió a los escenarios de Broadway, bajo la dirección de Elia Kazan y con los actores Marlon Brandon y Jessica Tandy como protagonistas. En 1951, Elia Kazan llevó el título a la gran pantalla, repitiendo Brandon como Kowalski y metiéndose Vivien Leigh en la piel de Blanche DuBois -interpretación por la que obtuvo un oscar-. De la mano de John Neumeier se convirtió en ballet, cuya première realizó el Stuttgart Ballet, el 3 de diciembre de 1983 y que contó con música de Sergei Prokofiev y Alfred Schnittke. En 1997, el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot realizó su propia versión, sobre la música de Béla Bartók. Dos años antes, André Previn estrenó una ópera sobre Un tranvía llamado deseo, en la que Renée Fleming encarnó a Blanche DuBois.

Rueda de prensa de presentación de “Manon”. Auditorio Nacional del Sodre, Montevideo, 21 Noviembre 2019. © BNS.

El ballet coreografiado por Kenneth MacMillan pone el broche de oro a la temporada que arrancó en marzo, con Carmina Burana

Basado en la novela L’histoire du chevalier des Grieux et de Manon Lescaut (1731), de Abbé Prévost, el ballet Manon (1974) cierra la segunda temporada de Igor Yebra al frente del Ballet Nacional Sodre de Uruguay. Del 12 al 28 de diciembre, el Auditorio Nacional del Sodre acoge trece funciones de la obra coreografiada por Kenneth MacMillan y estrenada por The Royal Ballet de Londres, en la década de los 70 del pasado siglo.

La música original de Jules Massenet será interpretada por la Ossodre, bajo la dirección musical Marcelo Spaccarotella. Además, Karl Burnett y Patricia Ruanne han supervisado la correcta reposición de la coreografía de MacMillan, obra con la que, por cierto, se retira de los escenarios la bailarina principal del BNS María Riccetto.

El argumento. Manon Lescaut es una joven de provincias que va a ingresar en un convento, hasta que conoce a un estudiante, Des Grieux, de quien se enamora y con quien se fuga a París. Por su parte, el acaudalado Monsieur GM también pretende a la bella Manon. La protagonista se debate entre el amor a Des Grieux y la riqueza de la vida que podría llevar con Monsieur GM. Despechado, este último denuncia a Manon como prostituta, quien es deportada a Estados Unidos, a donde le sigue su amado Des Grieux y donde se producirá el desenlace de esta tragedia amorosa.

El ballet de MacMillan. Tras barajar durante un tiempo la posibilidad de coreografiar la historia de Manon, la última noche de la temporada de verano de 1973, Kenneth MacMillan dejó un ejemplar de la novela de Abbé Prévost en el camerino de Antoinette Sibley, con una nota que decía “sería útil para el 7 de marzo del 74”. Sólo que el libro contenía la obra de Prévost y Carmen de Prosper Mérimée. Mientras salía al escenario para bailar La Bella Durmiente, Sibley le encomendó a Anthony Dowell que descubriera qué obra se convertiría en un ballet. Finalmente, la Royal Opera House de Londres acogió el estreno absoluto del ballet de MacMillan, en la fecha señalada en la nota del coreógrafo escocés, con Antoinette Sibley como Manon y Anthony Dowell como Des Grieux.

Junto a los repetidores Karl Burnett y Patricia Ruanne, Igor Yebra supervisó los ensayos de “Manon”. Estudios del Ballet Nacional Sodre, Montevideo, 29 Noviembre 2019. © BNS.

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay, bajo la dirección de Igor Yebra, ofrece diez funciones de la obra maestra de John Cranko

El Auditorio Nacional del Sodre, en Montevideo, levanta hoy el telón para Onegin, considerada una de las obras maestras del coreógrafo sudafricano John Cranko, y que será interpretado por el Ballet Nacional Sodre de Uruguay, bajo la dirección de Igor Yebra. Con la música en directo de la Orquesta Sinfónica del Sodre (Ossodre), que contará con Enrique Carreón-Robledo como director invitado, la compañía ofrecerá diez funciones -desde hoy hasta el 6 de octubre- con diferentes elencos protagonistas, entre ellos, a destacar las actuaciones de María Riccetto, en su despedida del papel con el que obtuvo el Premio Benois de la Danse -‘oscar’ del ballet-, y las de la primera bailarina invitada Nadia Mara, uruguaya que milita en las filas del Atlanta Ballet. Para la reposición de la obra, se ha desplazado hasta los estudios del BNS en Montevideo, Reid Anderson, director del Stuttgart Ballet (1996-2018).

La ministra de Cultura Mª Julia Muñoz, el director del BNS Igor Yebra y la primera bailarina Maria Riccetto, en la rueda de prensa de presentación de “Onegin”. Montevideo, 12 Septiembre 2019

El argumento. Basado en la novela en verso Eugene Onegin (Евгений Онегин) escrita por Alexander Pushkin entre 1825 y 1832 a modo de serial, este clásico de la literatura rusa cuenta la historia del dandy Eugene Onegin que hereda una mansión en el campo, donde, mediante su amistad con el poeta Vladímir Lensky, conoce a Olga Larina, prometida de este último y a su hermana Tatiana. La joven Tatiana confesará su amor a Onegin, escribiéndole una carta, que éste desdeña. En una celebración, el dandy flirtea con Olga y Lensky le reta a duelo por el honor de su amada. El protagonista mata a Lensky y huye. Años después, en Moscú, Onegin coincide en una gran fiesta con Tatiana –ahora casada-, convertida en una mujer sofisticada. De esta manera, se da cuenta de su error y le escribe una carta a Tatiana, misiva que no tendrá respuesta.

El ballet de Cranko. Partiendo de la novela de Pushkin, y sobre la ópera homónima de Tchaikovsky (1879), el ballet Onegin fue una creación del coreógrafo John Cranko (1927-1973), para el Stuttgart Ballet. Estrenada el 13 de abril de 1965 en el Staatsoper de Stuttgart, la obra contó con Marcia Haydée en el rol de Tatiana, Ray Barra como Onegin, Egon Madsen como Lensky y Ana Cardus en el papel de Olga. Posteriormente, Cranko revisó el ballet en varias ocasiones, habiéndose fijado como versión estándar definitiva la de 1967.

Reid Anderson (ex director del Stuttgart Ballet), Francesco Ventriglia (adjunto a dirección BNS) e Igor Yebra (director BNS). Auditorio del Sodre, Montevideo, 18 Septiembre 2019.

Dirigido por Igor Yebra, el Ballet Nacional Sodre de Uruguay clausura la exposición de Picasso con el programa Noche francesa

El Museo Nacional de las Artes Visuales de Montevideo ha dedicado una amplia retrospectiva al artista español Pablo Ruiz Picasso (1881-1973), que finaliza el próximo 30 de junio. Bajo la dirección artística de Igor Yebra, el Ballet Nacional Sodre de Uruguay colabora en los actos de clausura de la exposición, gracias al espectáculo Noche francesa, un programa compuesto por las obras El sombrero de tres picos (1919), con coreografía de Léonide Massine, y Suite en Blanc (1943), creada por Serge Lifar. El Auditorio Nacional del Sodre acogerá las funciones desde el sábado 22 de junio hasta el día 29.

El sombrero de tres picos. Ensayos. Lorca Massine con la compañía uruguaya. © BNS.

El sombrero de tres picos. Los míticos Ballets Rusos de Diaghilev estrenaron esta obra en el Alhambra Theatre de Londres, el 22 de julio de 1919. Basada en la novela homónima de Pedro Antonio de Alarcón, el libreto fue realizado por María Lejárraga y Gregorio Martínez Sierra y la partitura fue compuesta por Manuel de Falla. Segunda colaboración de Pablo Picasso con los Ballets Rusos de Diaghilev tras Parade (1917), la escenografía y el vestuario original de El sombrero de tres picos empleaba tonos verdes, rosas, rojo y negro, en una evocación de España. Además, para el vestuario, Picasso había utilizado instintivamente curvas y zig-zags, motivos característicos de los carros de los campesinos españoles, ritmos que descienden probablemente de los arabescos caligráficos árabes. Los papeles protagonistas del estreno fueron interpretados por Tamara Karsavina (molinera) y por el propio coreógrafo Léonide Massine (molinero). Un siglo después de su creación, su hijo, el también coreógrafo Lorca Massine ha sido el responsable de reponer la obra para el Ballet Nacional Sodre de Uruguay.

Suite en Blanc. Ensayos. Charles Jude e Igor Yebra durante el trabajo de reposición. © BNS.

Suite en Blanc. El Ballet de la Ópera de París fue el responsable de estrenar esta obra, un 19 de junio de 1943, en el Grand Théâtre de Zúrich, siendo presentada en la capital francesa un mes después. Ballet sin argumento, es una suite de diez estudios coreográficos sin nexo de acción, bailados por numerosos solistas y cuerpo de baile, en diferentes formaciones (solos, pasos a dos, trío, etcétera). Se considera Suite en Blanc un exponente del virtuosismo de la escuela francesa y una de las piedras angulares del estilo neoclásico que abrió un nuevo camino en la danza académica gala. Basada en Namouna -una obra compuesta para Marius Petipa, en 1881-, de Edouard Lalo, la coreografía de Serge Lifar (1905-1986) aspiraba a desarrollar una pieza de «danza pura».

«’Suite en Blanc’ es un verdadero desfile técnico, una revisión de la evolución de la danza académica durante años, un proyecto presentado en el futuro por el coreógrafo de hoy … Al componer ‘Suite en Blanc’, me preocupaba la danza pura, independientemente de cualquier otra consideración; Quería crear unas hermosas visiones que no tuvieran nada artificial ni de cerebral. El resultado es una sucesión de pequeños estudios técnicos y de atajos coreográficos independientes entre sí, relacionados entre sí por el mismo estilo neoclásico», aseguró Lifar. Suite en Blanc es, por lo tanto, una magnífica demostración de este estilo neoclásico que Lifar introdujo en Francia. Para el montaje de la obra, el Ballet Nacional Sodre de Uruguay ha contado con Charles Jude, ex estrella del Ballet de la Ópera de París y ex director del Ballet de la Ópera de Burdeos, compañía de la que Igor Yebra fue bailarín estrella durante una década.

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay presenta la “Noche francesa”. ©Foto: BNS.

Ballet Clásico Igor Yebra Escuela Ballet Bilbao

El Conservatorio de Música Juan Crisóstomo de Arriaga acoge la exhibición el próximo 22 de junio

La Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra presenta la muestra coreográfica con los trabajos desarrollados en el taller de coreografía durante el curso 2018/2019. La cita será el sábado 22 de junio, a las 12.30 horas, en el Conservatorio de Música Juan Crisóstomo de Arriaga (Plaza Ibarrekolanda, 1, Bilbao). Para más información, contacte con nosotros, en horario de secretaría (17.00-20.00 horas).

LOS DATOS

Actividad: Muestra Coreográfica de la Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra.
Lugar: Conservatorio de Música Juan Crisóstomo de Arriaga (Plaza Ibarrekolanda 1, Bilbao).
Fecha y horario: 22 de junio, a las 12.30 horas.

Ballet Clásico Igor Yebra Escuela Ballet Bilbao

Ángela Santos será la responsable del curso de danza clásica, mientras que Tatiana Belchi impartirá el de danza jazz

La Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra acoge un año más, el tradicional curso de verano, que tendrá lugar entre los días 2 y 13 de julio.

La maestra Ángela Santos impartirá los cursos de danza clásica en los niveles avanzado –que incluye clase, puntas y variaciones- (por la mañana) y medio –clase y puntas- (por la tarde).

Además, Tatiana Belchi será la responsable del curso de danza jazz, que se extenderá desde el 1 hasta el 12 de julio.

La inscripción para los cursos de verano ya está abierta. Para más información, contacte con nosotros.

Un breve apunte sobre Ángela Santos…

Nacida en Zaragoza, Ángela Santos recibió su formación en danza de la mano de María de Ávila, en cuyas aulas coincidió con la brillante generación formada por Víctor Ullate, Carmen Roche, Cristina Miñana, Lola de Ávila, Rosa Sicart o María Jesús Guerrero, entre otros. Este ilustre elenco participó con gran éxito en el curso de verano de Colonia (Alemania), donde su alto nivel les permitió recibir clases de prestigiosos maestros como Anton Dolin, Nora Kiss o José de Udaeta, etcétera.

Como profesional, Ángela Santos debutó en el Ballet de España de Mariemma, en 1963, habiendo ingresado en la compañía de Pilar López dos años después. En 1965, participó en la producción de “Don Juan”, de Antonio Gades y con coreografía del maestro Granero, cuyo estreno tuvo lugar en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Fundó la madrileña escuela Duque de danza, en 1975, cuya dirección artística ostentó durante dos décadas. En ese tiempo, el centro se convirtió en una referencia en la formación de danza en la capital, donde se formaron alumnos que posteriormente se integraron en prestigiosas compañías como la Ópera de Berlín, el Stuttgart Ballet, el Birmingham Royal Ballet, Ballet Nacional de España, Ballet de Zaragoza o compañía de Joaquín Cortes, entre otras. Entre sus hitos, destaca el primer premio en el prestigioso Concurso Internacional de Lausanne (Suiza) que obtuvo el bailarín Víctor Álvarez (1990) o destacadas posiciones en otros certámenes como la medalla de plata del Concurso de Nueva York (EE.UU.) y el Terpsícore de Oro en Pisa (Italia).

Además, Ángela Santos gestó el proyecto del Ballet Clásico Mediterráneo, cuya dirección artística recayó en Fernando Bujones y cuyo estreno, “El Cascanueces”, tuvo lugar en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid en 1995, bajo la presidencia de honor de la condesa de Barcelona.

En su palmarés atesora la medalla al mérito en el trabajo del Ministerio de Información y Turismo de España, el Sagittario d’Oro y la medalla de oro della Perdonanza dell’Aquila (Italia).

Dantza Alfonbra Gorrian, exhibición de barra por el Día Internacional de la Danza.

La Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra participa en la celebración del Día Internacional de la Danza, que tendrá lugar el próximo domingo en el Atrio del Azkuna Zentroa de Bilbao

El pasado día 29 de abril se conmemoró a nivel internacional el Día Internacional de la Danza (DID), fecha instituida por el comité de danza del Instituto Internacional del Teatro en homenaje al día de nacimiento de Jean-Georges Noverre (1727-1810), precursor de la modernización del ballet. Este próximo domingo día 5 de mayo, a las 18.00 horas, la Diputación Foral de Bizkaia ha organizado una nueva edición de Dantza Alfonbra Gorrian, para celebrar el DID.

Con el objetivo de visibilizar la danza y la labor de las diferentes escuelas vizcaínas, la entidad foral ha invitado a la academias del territorio histórico a participar en una exhibición de la tradicional barra de calentamiento y una posterior muestra de variaciones coreográficas, en las que participarán alrededor de 130 alumnos vizcaínos.

El Atrio de las Culturas de Azkuna Zentroa en Bilbao (Plaza Arriquibar, 4) acoge la iniciativa en la que participará, entre otras, la Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra. Con una duración prevista de dos horas y media, el acto comenzará con la barra y calentamiento en la Plaza Arriquibar, ubicada en el exterior de la entrada principal de Azkuna Zentroa, y continuará en el interior con la muestra de variaciones coreográficas. Para más información, pinche AQUÍ.

 

 

 

 

Bajo la dirección artística de Igor Yebra, la compañía uruguaya estrena la exitosa pieza que el coreógrafo Mauricio Wainrot creó hace dos décadas

El coreógrafo Mauricio Wainrot rodeado del equipo del BNS, entre ellos, Igor Yebra. © Luis Falduti.

Los caminos de Mauricio Wainrot y del Ballet Nacional Sodre de Uruguay se vuelven a encontrar por tercera vez tras sus éxitos previos con Un tranvía llamado deseo y El Mesías. La cita, en esta ocasión, es con Carmina Burana, obra estrenada por el Real Ballet de Flandes en 1998. Del 21 de marzo hasta el 5 de abril, el Auditorio Nacional del Sodre acoge las funciones con las que el BNS, bajo la dirección artística de Igor Yebra, arranca la temporada 2019. Además contará con la participación de la Ossodre, cuya batuta ostenta Diego Naser, y el Coro Nacional del Sodre. El espectáculo del viernes 28 de marzo será a beneficio de la Fundación Fe y Alegría Uruguay, mientras que la víspera habrá una función matinal dentro del programa educativo y social.

La obra. La impactante partitura fue compuesta por Carl Orff en 1937, inspirado en los manuscritos del siglo XIII hallado en un monasterio bávaro a comienzos en 1803. El amor en sus múltiples facetas y la rueda de la fortuna son los dos ejes principales de la obra: desde el amor inocente hasta el erotismo explícito, desde la belleza de la naturaleza a la mortalidad humana, todo ello marcado por el poder del destino y lo efímero de la vida del hombre. Carmina Burana aúna danza con música instrumental y coral, para que el público se sumerja en un mundo de pasión ardiente, poder dramático y espiritualidad elevada.

Información de prensa→ BNS-Carmina Burana

El BNS durante los ensayos de “Carmina Burana”, en el Auditorio Nacional del Sodre, 15 Marzo 2019. © Luis Falduti/BNS.

Madrid y Bilbao acogen a la compañía uruguaya en la que será la primera gira internacional desde el nombramiento de Yebra como director artístico 

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay emprende la primera gira internacional con actuaciones en los Teatros del Canal de Madrid (7-11 noviembre) y en el Palacio Euskalduna de Bilbao (12 noviembre), desde la incorporación de Igor Yebra como director artístico del mismo, el pasado mes de enero. Piezas del padre de la danza neoclásica George Balanchine (Tema y Variaciones), del coreógrafo español y Premio Nacional de Danza 2011 Goyo Montero (Chacona) y de la creadora uruguaya Marina Sánchez (Encuentros) componen el programa Confluencias, que aglutina un trío de obras que abarca desde el clásico hasta la danza contemporánea, con un pequeño guiño al tango. “Un espectáculo que exhibe la identidad y aspiración del BNS por ser un referente en Latinoamérica”, señala Yebra.

BNS, Tema y Variaciones. © Carlos Villamayor/ BNS.

La velada se iniciará con Tema y Variaciones (Theme and Variations, en su versión inglesa), una obra de George Balanchine, creada para la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso y el primer bailarín Igor Youskevitch y cuyo estreno con el Ballet Theatre (American Ballet Theatre, en la actualidad), tuvo lugar el 26 de noviembre de 1947, en el City Center of Music and Drama (New York City Center, en la actualidad). Concebida como un homenaje al Ballet Imperial Ruso, Balanchine buscaba evocar la dorada época de la danza clásica cuando el ballet ruso floreció con la ayuda de la música de Tchaikovsky, cuya Suite No. 3 for Orchestra in G major, Op. 55 (1884) es la banda sonora de la pieza. “La base de la compañía se ve claramente representada a través de ‘Theme and Variations’, del aclamado coreógrafo George Balanchine, ya un clásico en todas las grandes compañías. Aquí se destaca el sólido trabajo, el control y la rapidez que los bailarines deben tener en estos ballets de repertorio, siendo estas cualidades un pilar de la compañía”, explica el director bilbaíno.

BNS. Chacona. © Carlos Villamayor/ BNS.

Extraída de Vasos Comunicantes (2003), la Chacona, firmada por el coreógrafo madrileño Goyo Montero, se presenta en una nueva versión creada para el Ballet de Nuremberg, en 2009. Sobre la música de Bach, tres bailarines, tres instrumentos y el principio físico de los vasos comunicantes como nexo de unión. “‘Chacona’ es la apuesta a la danza contemporánea, buscando nuevas vías de la mano de jóvenes coreógrafos con gran talento como Goyo Montero”, añade Yebra.

Como broche de oro, el BNS presenta Encuentros (2017), de la creadora uruguaya Marina Sánchez, un homenaje al tango. “La muestra finaliza con ‘Encuentros’, de la coreógrafa uruguaya Marina Sánchez, una obra que alude a nuestra identidad reuniendo la danza clásica con el tango. Para el BNS contar con repertorios y coreógrafos propios es un hecho que nos permite crear las piezas del futuro”, concluye.

BNS. Encuentros. © Carlos Villamayor/ BNS.

BNS – Gira Internacional 2018