Entradas

El BNS inicia temporada, subido a “Un tranvía llamado deseo”

Rueda de prensa de presentación de la nueva temporada del BNS. Auditorio Nacional del Sodre, Montevideo, 20 Febrero 2020. © BNS

La versión de Mauricio Wainrot sobre la obra teatral Un tranvía llamado deseo, primero de los títulos del 2020

El Ballet Nacional Sodre de Uruguay inicia esta noche la temporada 2020, tercera bajo la dirección artística de Igor Yebra. El título Un tranvía llamado deseo, el clásico homónimo del teatro estadounidense publicado por Tennessee Williams en 1947, es el escogido para arrancar la temporada. Medio siglo después, el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot realizó su personal lectura de la obra, para la que empleó partituras de Béla Bartók. El Auditorio Nacional del Sodre acoge las funciones, del 12 al 22 de marzo.

El argumento. La obra del dramaturgo Tennessee Williams contrapone los hechos acaecidos en Laurel (Mississippi) y focalizados en la antigua plantación familiar Belle Rêve (Bello sueño, en francés) con la nueva vida de la protagonista, Blanche DuBois, en Nueva Orleans, donde reside su hermana Stella y su cuñado Stanley Kowalski, un rudo obrero de origen polaco. El suicidio de su marido, tras descubrir Blanche que mantuvo una relación homosexual al principio de su matrimonio, la pérdida de la plantación y su despido por haberse mantenido una relación con alumnos suyo, desembocan en una confusión entre la realidad y un mundo ficticio que la protagonista genera en su mente. Todo ello mezclado con la incomprensión por parte de ésta acerca de cómo su hermana, proveniente de una familia acomodada, había podido casarse con alguien de una clase inferior. El clímax del drama se produce cuando Kowalski viola a su cuñada, produciendo que ésta pierda la cordura.

Teatro, cine y ballet. Ganadora del Premio Pulitzer en la categoría de drama en 1948, la obra teatral homónima de Tennessee Williams se subió a los escenarios de Broadway, bajo la dirección de Elia Kazan y con los actores Marlon Brandon y Jessica Tandy como protagonistas. En 1951, Elia Kazan llevó el título a la gran pantalla, repitiendo Brandon como Kowalski y metiéndose Vivien Leigh en la piel de Blanche DuBois -interpretación por la que obtuvo un oscar-. De la mano de John Neumeier se convirtió en ballet, cuya première realizó el Stuttgart Ballet, el 3 de diciembre de 1983 y que contó con música de Sergei Prokofiev y Alfred Schnittke. En 1997, el coreógrafo argentino Mauricio Wainrot realizó su propia versión, sobre la música de Béla Bartók. Dos años antes, André Previn estrenó una ópera sobre Un tranvía llamado deseo, en la que Renée Fleming encarnó a Blanche DuBois.