Entradas

Yuri Grigorovich, leyenda vida del Bolshoi

Figura clave del ballet soviético y director artístico de la prestigiosa casa moscovita, el coreógrafo celebra sus 91 años

La reciente celebración de su onomástica nos impulsa a dedicar unas líneas a la figura del ballet soviético Yuri Grigorovich (Leningrado, 1927), quien fuera director del Bolshoi durante tres décadas y cuya aportación afortunadamente comienza a revisarse y a valorarse, en especial en su país. Igor Yebra confiesa con una mezcla de agradecimiento y devoción, haber bebido de esa fuente que es Grigorovich de cuyo repertorio ha tenido la oportunidad de interpretar El Corsario, Romeo y Julieta e Iván, el Terrible. “’Romeo y Julieta’ es un rol en el que siempre me he sentido cómodo en todas las versiones que he podido interpretar, que son muchas. E ‘Iván, el Terrible’ es un sueño hecho realidad. Es un ballet tan potente que no tienes ni margen para ver si puedes estar cómodo o no puedes estar cómodo. Es disfrutar al máximo”, explica la estrella bilbaína.

El legado de Grigorovich

A su juicio, la importancia del legado creativo de Grigorovich radica en su papel fundamental para el ballet ruso. “Después de Petipa, que fue quien puso en pie el gran ballet de repertorio clásico en San Petersburgo y el que marcó una línea, al igual que académicamente la línea la dictó Vaganova, Grigorovich hizo un poco lo mismo en Moscú. Además son los dos polos y eran dos escuelas totalmente diferenciadas. Teníamos la pulcritud en la ejecución, en el movimiento, el ballet clásico por antonomasia de Petipa, y el ballet heroico de Grigorovich. Desgraciadamente, a Grigorovich se le está empezando a valorar en su justa medida a día de hoy. Quizás tuvo que pagar un poco el hecho de haber sido el coreógrafo y el director de ballet del Bolshoi en la época soviética. Pues sí, sus ballets sí tienen un mensaje soviético, comunitario, heroico, que era lo que le correspondía en su tiempo, lo que tenía que transmitir. Entonces dejó de ser director casi al mismo tiempo en el que cayó aquello. Durante un tiempo estuvo un poco relegado, porque se le achacaba ese tipo de conexión, cuando Grigorovich va más lejos de todo eso. La época dorada del Bolshoi -ahora ha tenido un momento espléndido y seguirá teniéndolos- fue durante su dirección. Cometería fallos como cometemos todos, pero es indudable que en su época, encima del escenario, podías ver a Maya Plisetskaya, Bessmértnova, Vasiliev, Mikhail Lavrovsky, Vladimirov, Andris Liepa, unos bailarines impresionantes y reconocidos mundialmente. Por lo tanto, ahí queda eso y ahora, poco a poco, se le va reconociendo eso y, sobre todo, en su país que es lo más importante”, comenta Yebra.  “Sus ballets son difíciles que los puedan hacer todas las compañías. Son ballets creados para una compañía gigantesca. Utiliza mucho lo que son las danzas de carácter y del folclore ruso en el Cuerpo de Baile. Hoy día los bailarines son más limpios, más pulcros, van más hacia una técnica más depurada, al contrario de esa animalidad o salvajismo que él impone en sus coreografías. Y luego a nivel interpretativo, que demanda el máximo de todos y cada uno de los personajes que actúan”, añade.

Cintas en VHS

El primer contacto que tuvo Igor Yebra con el trabajo de Yuri Grigorovich fue a través de las cintas en VHS, “porque en la época en la que yo empecé a estudiar ballet, era muy difícil encontrar filmaciones de ballet”, siendo su ídolo Fred Astaire. “Lo que más había era el famoso vídeo de ‘Espartaco’ con el Bolshoi e ‘Iván, el Terrible’ o el ‘Don Quijote’ de Baryshnikov. Eso es lo que veíamos todos los que nos queríamos dedicar al ballet: rebobinábamos y tirábamos para adelante y para detrás”. La forma de grabación de esos dos primeros vídeos fue lo primero que le llamó la atención de un joven Yebra, “estaban hechos en plan película de Hollywood: en un plató y con tomas cercanas”. Pero, sobre todo, la parte interpretativa, “que era una maravilla. Siempre he dicho que lo que más me atraía de la danza era la parte actoral porque en esos vídeos, la interpretación es más importante realmente que la técnica y eso que la técnica que se hace ahí es maravillosa. Aparte son ballets de una masculinidad que parece increíble. Se habla mucho de la importancia que Béjart dio al hombre, pero, al mismo tiempo, Grigorovich en la Unión Soviética le daba un papel principal y de protagonismo”.

Los huevos fritos de Bessmértnova

El sueño se hizo realidad para Igor Yebra quien pudo trabajar con Yuri Grigorovich y conocer de primera mano a su esposa, la prima ballerina Natalia Bessmértnova (1941-2008). Famosa es la anécdota de que la otrora estrella del Bolshoi hizo unos huevos fritos en su cocina moscovita a Yebra cuando éste se encontraba ensayando Iván, el Terrible. “De su mujer, sólo puedo hablar a nivel afectivo y personal, desde el primer encuentro en su casa, que es esa foto que tenemos ahí. Aquello terminó sentados en su cocina y ella cocinándome unos huevos fritos, porque se había enterado de que me habían tenido todo el día trabajando en el Bolshoi, ensayando ‘Iván, el Terrible’, y me habían tenido sin comer. Lo primero que preguntó fue ‘pero este chico, ¿ha comido?’. Cuando le dijeron que no había comido, me sentó e hizo unos huevos fritos y un trozo de pan. A mí me daba absolutamente lo mismo, yo estaba extra-alimentado con todo el arte y todo lo que yo estaba viviendo en aquellos momentos, no necesitaba ni comer. Serán igual junto a los huevos fritos que me hacía mi abuela, los huevos fritos que más he recordado y recordaré en toda mi vida, porque qué cosa más maravillosa que una estrella mundial de la danza te reciba de esa manera y te haga unos huevos fritos con todo su amor y toda su ternura. Ella fue una gran bailarina y tuvo también sus detractores, cómo no, porque en aquella época la competencia que había dentro de la compañía era salvaje y encima ella era la mujer del director y un director que llevó su compañía con una mano férrea. Hay mucha gente que no estaría de acuerdo con él ni con ella, pero yo sólo puedo decir que a mí me trataron y especialmente ella, de una manera increíblemente”, finaliza con esta divertida vivencia Igor Yebra.

Un breve apunte sobre Yuri Grigorovich. Nacido en Leningrado –actual San Petersburgo- el 2 de enero de 1927 en el seno de una familia relacionada con el Ballet Imperial Ruso, Yuri Nicolayevich Grigorovich (en ruso,  Юрий Николаевич Григорович) se graduó en la Escuela de Coreografía de su ciudad natal en 1946. Como solista estuvo vinculado al Ballet Kirov desde su graduación hasta 1962. Empezó a despuntar como coreógrafo con las obras The Stone Flower (1957) y The Legend of Love (1961). Ostentó la dirección artística del Teatro Bolshoi de Moscú entre 1964 y 1995, época en la que destacaron sus producciones de El Cascanueces (1966), Espartaco (1967) e Iván, el Terrible (1975). Su versión de El Lago de los Cisnes (1984) desató una polémica al reorientar el argumento hacia un final feliz. Tras su marcha del Bolshoi, coreografió para varias formaciones rusas y fundó su propia compañía asentada en Krasnodar. Estuvo casado con la prima ballerina Natalia Bessmértnova (1941-2008), musa de sus creaciones en el Teatro Bolshoi. A su fallecimiento, le ofrecieron a Grigorovich la posibilidad de retornar al Bolshoi como maestro de ballet y coreógrafo.

,

Un zar digno de un ballet

Haber sido el primer bailarín no ruso al que Yuri Grigorovich permitió interpretar “Iván, el Terrible”, es uno de los grandes hitos profesionales de Igor Yebra

La carrera profesional de Igor Yebra tomó un nuevo cariz cuando comenzó su internacionalización en 1997. Aún siendo un freelance, el artista bilbaíno considera que ha bebido de tres grandes escuelas y cita como sus principales mentores a Charles Jude, gracias al que conoció la escuela francesa, a Carla Fracci, quien le introdujo en la escuela italiana, y a Yuri Grigorovich, quien le mostró las excelencias de la escuela rusa.

“Tengo la suerte de haber trabajado en los tres países que son la cuna y el porqué de la danza clásica: Italia, Francia y Rusia. Encima en esos tres países he estado apadrinado por tres personas que son baluarte de ello. En Rusia, por Yuri Grigorovich. Cuando a él lo despidieron del Bolshoi, lo primero que hizo fue volver a hacer su ‘Romeo y Julieta’ con el Ballet del Kremlin y en el primer bailarín que pensó fue en mí, porque me había visto en la retransmisión del concurso de Maya Plisetskaya. A mí no se me comunicó porque tenía un contrato con el Australian Ballet. A día de hoy, a día de ayer, a día de anteayer, a mí me dices ir a Rusia a comerte un pedazo de pan y hacer el ‘Romeo y Julieta’ de Grigorovich, dejarlo todo y terminar tu vida allí en Rusia haciendo esas locuras, está claro porque no me lo comunicaron: si me conoces un poco, sabes que me voy a ir allí. Si me fui a las Antípodas, imagínate con una cosa que yo amo y adoro. Me hubiera sumergido, es más, a ellos les hubiera fascinado y me hubiera quedado allí. Más tarde se me volvió a invitar de otra manera e hice su ‘Cascanueces’, su ‘Romeo y Julieta’, su ‘Iván el terrible’ y su ‘Corsario’”, explica Igor Yebra.

Igor Yebra y Natalya Balakhnicheva, en los ensayos de “Iván el Terrible”, con Yuri Vladimirov, el bailarín que interpretó por primera vez el rol del zar Iván IV, de la coreografía de Yuri Grigorovich. Moscú, 5 Enero 2004. © Yuri Kadobnov.

Precisamente, fue Grigorovich quien le ofreció una de las mayores oportunidades de su trayectoria cuando le permitió que encarnara el rol protagonista de ‘Iván, el Terrible’ (1975), en el Palacio de Congresos del Kremlin. “Para Grigorovich, su obra cumbre es ‘Iván, el Terrible’. Te invita a bailarlo en Moscú, en el Kremlin, ante 6000 personas; nunca un bailarín no ruso ha hecho esto en Rusia; encima te ponen a ensayarlo con Vladimirov  que es quien creó el papel. Si a eso le añades, que el día que llegas, te llevan a su casa y te encuentras a su mujer, una bailarina increíble -Natalia Bessmértnova –, que te estás comiendo unos huevos fritos en su cocinita. A esos huevos fritos, tú no puedes decepcionarles”, ríe. Finalmente, el 16 de enero de 2004, Igor Yebra hizo realidad uno de sus sueños profesionales y se convirtió en el zar Iván, el Terrible, “es dificilísimo tanto técnicamente como desde el punto de vista dramático. Ha sido un honor y una suerte poder trabajar con el propio Grigorovich y con Yuri Vladimirov, que fue quien estrenó el ballet”, aseguró en su debut.

Igor Yebra y Natalya Natalya Balakhnicheva, en “Iván el Terrible”, con coreografía de Yuri Grigorovich. Palacio del Kremlin, Moscú, 16 Enero 2004. © Yuri Kadobnov.

Un poco de historia sobre ‘Iván, el Terrible’. El Teatro Bolshoi de Moscú acogió el 20 de febrero de 1975 el estreno mundial de ‘Iván, el Terrible’, con coreografía de Yuri Grigorovich y música de Sergei Prokofiev. Ballet en dos actos, los roles protagonistas fueron creados por Natalia Bessmértnova en la piel de la zarina Anastasia (1530-1560) y Yuri Vladimirov, encarnando al zar Iván IV (1530-1584).

La idea partió del compositor y director de orquesta Abram Stasevich, quien reordenó la partitura que Prokofiev había creado para la película ‘Iván, el Terrible’ (1942) de Alexander Nevsky. Stasevich le propuso la idea de crear un ballet a Grigorovich, pero no pudo verlo materializado porque falleció antes. Finalmente, Grigorovich encargó al compositor Mikhail Chulaki los arreglos musicales con los que se estrenó con gran éxito el ballet ‘Iván, el Terrible’.