,

Igor Yebra debuta como actor de teatro en “Esto no es la casa de Bernarda Alba”

Igor Yebra (María Josefa) y Eusebio Poncela (Bernarda Alba). © Alba Pujol.

Siempre interesado por la faceta de interpretación de los roles, el artista bilbaíno se mete en la piel de María Josefa, la anciana madre de Bernarda

Este año 2017 a punto de expirar ha traído consigo una gran cantidad de proyectos y novedades profesionales para Igor Yebra. Precisamente esta noche, el artista bilbaíno asume un nuevo reto al debutar como actor de teatro en la obra “Esto no es la casa de Bernarda Alba”, en la versión de José Manuel Mora y bajo la dirección de Carlota Ferrer. Los Teatros del Canal de Madrid acogen las representaciones que tendrán lugar hasta el 7 de enero y que cuentan con un elenco de actores encabezado por Eusebio Poncela como Bernarda Alba, además de un plantel masculino conformado por Óscar de la Fuente (Poncia), Jaime Lorente (Adela), David Luque (Angustias), Guillermo Weickert (la criada), Arturo Parrilla (Magdalena) y Diego Garrido (Martirio). Julia de Castro dará vida a Amelia.

“En ‘Esto no es La casa de Bernarda Alba’ nos hallamos ante la búsqueda de un discurso feminista radical, es decir, que intenta viajar a la raíz: al poner en boca de hombres actores y bailarines las palabras de Federico -en numerosas ocasiones sus personajes manifiestan el deseo de ser hombres para poder gozar de libertad- se evidencia la fragilidad de la mujer ante la visión dominante del orden heteropatriarcal y su gestión del mundo a través del miedo”, explica Carlota Ferrer, directora de la obra.

A lo largo de su carrera como bailarín, Igor siempre ha demostrado su interés por los roles con gran trasfondo de interpretación como su sonoro éxito en la piel del zar “Iván, el Terrible”, de Yuri Grigorovich, interpretado ante 6000 personas en el palacio del Kremlin, en Moscú. Se trata en definitiva de un nuevo reto y un paso más en su carrera artística. “La vida es descubrir y retarse a uno mismo en todo momento. Siempre lo he hecho en silencio y ahora tengo la necesidad de compartirlo”, asegura el intérprete.

*Para comprar ENTRADAS, pinche AQUÍ

 Más información: Teatros del Canal

Igor Yebra (María Josefa) y Eusebio Poncela (Bernarda Alba) en la obra “Esto no es la casa de Bernarda Alba”. Teatros del Canal, Madrid, de 14 de diciembre a 7 de enero. © Alba Pujol.

,

La gran dama de la danza italiana

Carla Fracci e Igor Yebra, “El Lago de los Cisnes”. Roma, 2004. © Corrado Maria Falsini.

Un encuentro casual puso a la prima ballerina Carla Fracci en el camino de Igor Yebra y le cambió la vida

Bilbao. Teatro Arriaga, 28 de abril de 1988. Se levanta por primera vez el telón para el Ballet de Víctor Ullate. Entre ese grupo de jóvenes bailarines se encuentra un adolescente bilbaíno con madera de primer bailarín. Así fue el debut profesional de Igor Yebra y, hoy día, es el único bailarín en activo de ese elenco que paladeó el escenario por primera vez en el Arriaga. A lo largo de su dilatada y prolífica carrera profesional, ha habido éxitos, aplausos, lesiones, etcétera. En un momento de crisis existencial, el escritor Antonio Gala le escribió una carta en la que afirmaba: “Tú sólo saldrás de ese bache el día que comprendas que lo que tienes no es un trabajo, es una vocación”.

Enfocando su carrera como una vocación y bajo la triple premisa de pasión, constancia y dedicación, Igor Yebra dio un viraje a su trayectoria en la que el azar también puso su granito de arena. En un momento de su carrera en la que hubo un impasse, “en el que yo iba a dejar de bailar”, Igor bailó en un espectáculo en Roma al que acudió Beppe Menegatti, marido de Carla Fracci, que le dijo: “Carla te ha estado buscando durante años, pero no sabíamos cómo dar contigo. Déjame tu número de teléfono y te vamos a llamar para que vengas. A las dos semanas, recibí la llamada de Bárbara Gronchi -otra de la personas de ese círculo a las que tanto estimo- diciéndome que tenía que ir al mes siguiente a bailar en Roma. Imaginaos lo que supone. Eso cambió mi vida: de haberlo dejado todo a volver”.

Otra constante en su carrera es el profundo respeto hacia el valor de los maestros. Igor considera que los tres grandes pilares de su trayectoria son Charles Jude (escuela francesa), Yuri Grigorovich (escuela rusa) y Carla Fracci (escuela italiana), “son personas que el día que desaparezcan, que espero que sea lo más tarde posible, pasan a formar parte del Olimpo de los dioses de la danza”, asegura. “Cuando personas así confían en ti, te dan trabajo, cariño y admiración, son todo. Cuando miras la danza como yo la miro, como una vocación, son como padres para ti. Son parte de ti, tú no puedes decepcionar a esas personas. Y porque han tenido una confianza ciega y absoluta en mí. Carla, he comido con ella, en su casa, he bailado con ella, me han invitado continuamente al Ballet de la Ópera de Roma. Quien conoce cómo funciona la burocracia en Italia, hacerlo de esa manera significa todo lo que ha apostado por mí“, afirma con un profundo agradecimiento hacia la figura de la prima ballerina Carla Fracci.

Y continúa: “Durante diez años con la Ópera de Roma durante la época de Carla Fracci y todos estos años con la Ópera de Burdeos, ahí estaba todos estos años y en un montón de producciones. Es de las cosas que me hacen sentir bien conmigo mismo y con el trabajo. ¿Por qué? Porque no estamos hablando de directores de compañía cualquiera. Estamos hablando de Carla Fracci, la representante de la danza en Italia. Una persona que sabe y su marido que es muy especial, que sabe más de danza él que ella. Estamos hablando de Charles Jude, una estrella de la Ópera de París, heredero directo de Rudolf Nureyev, una de las personas más importantes de la danza en Francia“.

Una pincelada sobre Carla Fracci. Nacida en Milán, Carla Fracci es considerada una de las grandes prima ballerinas clásicas de mitad del siglo XX. Apodada como `la Eleanora Duse de la danza´, es una de las primeras bailarinas italianas más reconocidas con una amplia trayectoria a sus espaldas. Debutó a los diez años en la escuela de ballet del Teatro de La Scala de Milán bajo las directrices de Vera Volkova, donde se graduó en 1954. Entró a formar parte de la compañía en la que llegó a ser primera bailarina, aunque también desarrolló una carrera internacional en otras formaciones internacionales como The Royal Ballet de Londres, el Stuttgart Ballet y el American Ballet Theatre. Destacan sus interpretaciones en obras como “Romeo y Julieta”, “Giselle” y “La Sylphide”. Contó con los grandes partenaires de su generación como Rudolf Nureyev, Mikhail Baryshnikov y Erik Bruhn, entre otros. Carla Fracci, que también apareció en la gran pantalla en las películas Nijinsky y Verdi, fue directora del Ballet de Nápoles, el de Verona y del Ballet de la Ópera de Roma. En 2004 fue nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la FAO.

Tras la representación de “El Pájaro de Fuego” en la que participó Igor Yebra, los saludos finales con Carla Fracci. Roma. © Corrado Maria Falsini.

,

Silencio, ¡estamos ensayando!

Igor Yebra, ante el escenario del Bilbao Arena. 21 Noviembre 2017.

Igor Yebra se mete en la piel de Zorba, este viernes en el Bilbao Arena, junto a la Bilbao Orkestra Sinfonikoa, la Coral de Bilbao y el Coro de la UPV/EHU para inaugurar Fair Saturday 

La temporada viene cargada de retos y nuevos horizontes profesionales para Igor Yebra. Este viernes, se enfrentará al primero de ellos ante 5000 personas, en el Bilbao Arena: volver a meterse en la piel de Zorba, ese personaje de ballet que tanto le marcó en su infancia. Por primera vez, se reúnen en escena los grandes iconos culturales bilbaínos como la Bilbao Orkestra Sinfonikoa, la Coral de Bilbao y el Coro de la UPV/EHU, para la inauguración del proyecto Fair Saturday.

Desde ayer, Igor se encuentra ya en Bilbao para ultimar la representación que unirá en escena a más de 200 artistas este próximo viernes en el Bilbao Arena ante un aforo superior a los 5.000 espectadores. Esta mañana, ha estado ensayando en las instalaciones de su Escuela de Danza y Coreografía en Bilbao, con el coreógrafo Lorca Massine, quien estrenó en la Arena de Verona este ballet en 1988. “Construyendo el futuro y aprendiendo de los que tienen conocimiento”, ha señalado en relación a su nueva toma de contacto en las aulas con Massine.

Igor Yebra, en el Bilbao Arena. 22 Noviembre 2017.

Tras interpretar el rol del americano John durante años, una gira realizada el pasado año supuso su debut en el papel de Zorba. Este ballet se basó en la novela “Vida y aventuras de Alexis Zorbas” (1946), de Nikos Kazantzakis y en la posterior adaptación cinematográfica (1964), de Michael Cacoyannis, cuya música compuso Mikis Theodorakis. La cita es este viernes, a las 20.30 horas, en el Bilbao Arena.

Por otra parte, el siguiente reto al que se enfrenta Igor Yebra es su debut como actor teatral en la obra “Esto no es la casa de Bernarda Alba”, dirigida por Carlota Ferrer y en la que interpretará el rol de Josefa, la anciana madre de Bernarda. Los Teatros de Canal de Madrid acogen las representaciones que tendrán lugar entre los días 14 de diciembre y 7 de enero. Precisamente, Igor ha vuelto de los ensayos de la obra en Madrid al ensayo final y actuación de “Zorba, el Griego”, que inaugura Fair Saturday este próximo viernes.

El precio de las entradas es de 15,00€ a 60,00€. Las localidades se pueden adquirir en el website www.fairsaturday.org; en el correo electrónico entradas@fairsaturday.com; en la página www.ticketea.com y en el número de teléfono 644 73 57 06.

*Para comprar ENTRADAS, pinche AQUÍ

Diversas instantáneas de los ensayos de “Zorba, el Griego”, con el coreógrafo Lorca Massine. Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra, Bilbao, 22 Noviembre 2017.

,

Un zar digno de un ballet

Haber sido el primer bailarín no ruso al que Yuri Grigorovich permitió interpretar “Iván, el Terrible”, es uno de los grandes hitos profesionales de Igor Yebra

La carrera profesional de Igor Yebra tomó un nuevo cariz cuando comenzó su internacionalización en 1997. Aún siendo un freelance, el artista bilbaíno considera que ha bebido de tres grandes escuelas y cita como sus principales mentores a Charles Jude, gracias al que conoció la escuela francesa, a Carla Fracci, quien le introdujo en la escuela italiana, y a Yuri Grigorovich, quien le mostró las excelencias de la escuela rusa.

“Tengo la suerte de haber trabajado en los tres países que son la cuna y el porqué de la danza clásica: Italia, Francia y Rusia. Encima en esos tres países he estado apadrinado por tres personas que son baluarte de ello. En Rusia, por Yuri Grigorovich. Cuando a él lo despidieron del Bolshoi, lo primero que hizo fue volver a hacer su ‘Romeo y Julieta’ con el Ballet del Kremlin y en el primer bailarín que pensó fue en mí, porque me había visto en la retransmisión del concurso de Maya Plisetskaya. A mí no se me comunicó porque tenía un contrato con el Australian Ballet. A día de hoy, a día de ayer, a día de anteayer, a mí me dices ir a Rusia a comerte un pedazo de pan y hacer el ‘Romeo y Julieta’ de Grigorovich, dejarlo todo y terminar tu vida allí en Rusia haciendo esas locuras, está claro porque no me lo comunicaron: si me conoces un poco, sabes que me voy a ir allí. Si me fui a las Antípodas, imagínate con una cosa que yo amo y adoro. Me hubiera sumergido, es más, a ellos les hubiera fascinado y me hubiera quedado allí. Más tarde se me volvió a invitar de otra manera e hice su ‘Cascanueces’, su ‘Romeo y Julieta’, su ‘Iván el terrible’ y su ‘Corsario’”, explica Igor Yebra.

Igor Yebra y Natalya Balakhnicheva, en los ensayos de “Iván el Terrible”, con Yuri Vladimirov, el bailarín que interpretó por primera vez el rol del zar Iván IV, de la coreografía de Yuri Grigorovich. Moscú, 5 Enero 2004. © Yuri Kadobnov.

Precisamente, fue Grigorovich quien le ofreció una de las mayores oportunidades de su trayectoria cuando le permitió que encarnara el rol protagonista de ‘Iván, el Terrible’ (1975), en el Palacio de Congresos del Kremlin. “Para Grigorovich, su obra cumbre es ‘Iván, el Terrible’. Te invita a bailarlo en Moscú, en el Kremlin, ante 6000 personas; nunca un bailarín no ruso ha hecho esto en Rusia; encima te ponen a ensayarlo con Vladimirov  que es quien creó el papel. Si a eso le añades, que el día que llegas, te llevan a su casa y te encuentras a su mujer, una bailarina increíble -Natalia Bessmértnova –, que te estás comiendo unos huevos fritos en su cocinita. A esos huevos fritos, tú no puedes decepcionarles”, ríe. Finalmente, el 16 de enero de 2004, Igor Yebra hizo realidad uno de sus sueños profesionales y se convirtió en el zar Iván, el Terrible, “es dificilísimo tanto técnicamente como desde el punto de vista dramático. Ha sido un honor y una suerte poder trabajar con el propio Grigorovich y con Yuri Vladimirov, que fue quien estrenó el ballet”, aseguró en su debut.

Igor Yebra y Natalya Natalya Balakhnicheva, en “Iván el Terrible”, con coreografía de Yuri Grigorovich. Palacio del Kremlin, Moscú, 16 Enero 2004. © Yuri Kadobnov.

Un poco de historia sobre ‘Iván, el Terrible’. El Teatro Bolshoi de Moscú acogió el 20 de febrero de 1975 el estreno mundial de ‘Iván, el Terrible’, con coreografía de Yuri Grigorovich y música de Sergei Prokofiev. Ballet en dos actos, los roles protagonistas fueron creados por Natalia Bessmértnova en la piel de la zarina Anastasia (1530-1560) y Yuri Vladimirov, encarnando al zar Iván IV (1530-1584).

La idea partió del compositor y director de orquesta Abram Stasevich, quien reordenó la partitura que Prokofiev había creado para la película ‘Iván, el Terrible’ (1942) de Alexander Nevsky. Stasevich le propuso la idea de crear un ballet a Grigorovich, pero no pudo verlo materializado porque falleció antes. Finalmente, Grigorovich encargó al compositor Mikhail Chulaki los arreglos musicales con los que se estrenó con gran éxito el ballet ‘Iván, el Terrible’.

,

Igor Yebra y un elenco musical único protagonizan Zorba en el Bilbao Arena

Igor Yebra en la presentación. © Fair Saturday.

Igor Yebra, a quien recientemente le han ofrecido dirigir el Ballet Nacional de Uruguay, encarnará a Zorba en una de las obras maestras del compositor Mikis Theodorakis y del coreógrafo Lorca Massine, en compañía del Ballet de la Ópera de Turquía.

FAIR SATURDAY/ NOTA DE PRENSA

Ayer se presentó en rueda de prensa Zorba el Griego, espectáculo que inaugurará Fair Saturday 2017 con un elenco único: Igor Yebra, la Bilbao Orkestra Sinfonikoa, la Coral de Bilbao y el Coro de la UPV/EHU, junto con el Ballet de la Ópera de Turquía.

La presentación contó con la presencia de Lorea Bilbao, Diputada Foral de Euskera y Cultura, Nekane Alonso, Concejala Delegada del área de Cultura, Igor Yebra, bailarín internacional, Ibon Aranbarri, Director General de la BOS, Iñigo Alberdi, Gerente de la Sociedad Coral de Bilbao, Yaiza Arrizabalaga del Coro de la UPV/EHU y Saioa Eibar, Fundadora de Fair Saturday.

En palabras de Igor Yebra “será un evento único y yo creo que irrepetible. El día 24 lo daré todo, como siempre lo he hecho, pero esta vez será algo mágico. Quién sabe si puede ser una de las últimas veces que me veáis bailar”. Iñigo Alberdi añadía que “no es nada habitual poder disfrutar de un espectáculo así, con orquesta y coro en directo. Un evento histórico por la dimensión, la obra y el elenco”. Porque, en efecto, el espectáculo reúne por primera vez a grandes iconos de la ciudad y a “grandes artistas y sobre todo a tantos y tan buenos amigos” como señaló Ibon Aranbarri. Más de 200 artistas compartiendo un mismo escenario el viernes 24 de noviembre en el Bilbao Arena ante un aforo superior a 5.000 espectadores.

Este evento dará inicio a Fair Saturday 2017, el movimiento cultural global que surge con el fin de construir un futuro mejor a través de la cultura y que, como indicó Lorea Bilbao, pretende demostrar que “abrir la cultura nos enriquece y nos da valor como sociedad. Fair Saturday es una apuesta por la cultura, la convivencia y la paz”. Un proyecto del que, como apuntó Nekane Alonso, “estamos orgullosos de Fair Saturday como proyecto que nace de Bilbao y se está expandiendo a decenas de ciudades más”.

En efecto, este será un espectáculo muy especial por varias razones tal y como ha declarado Saioa Eibar “todos los beneficios de Zorba el Griego serán destinados al programa de mecenazgo cultural “Barreras Invisibles” para niños y niñas en entornos de riesgo de exclusión, un proyecto promovido por Fair Saturday”. Único, mágico, especial, histórico.

El precio de las entradas es de 15,00€ a 60,00€. Las localidades se pueden adquirir en el website www.fairsaturday.org; en el correo electrónico entradas@fairsaturday.com; en la página www.ticketea.com y en el número de teléfono 644 73 57 06.

*Para comprar ENTRADAS, pinche AQUÍ

 Más información: Fair Saturday

 Información de PRENSA: Nota de prensa – Igor Yebra_Zorba

Imagen de familia de los representantes institucionales y de los organismos implicados en “Zorba, el griego”. Sociedad Coral de Bilbao, 20 Sept 2017. © Fair Saturday.

,

Ícaro a punto de volar

Igor Yebra comenzó su colaboración con el Ballet de la Ópera de Burdeos con la interpretación de este clásico creado por Serge Lifar

Teatros de los cinco continentes han sido el escenario de la dilatada carrera de casi tres décadas de Igor Yebra. Sin embargo, si hay un lugar que ha podido considerar su casa ha sido el Gran Teatro de Burdeos, en cuya compañía de ballet se integró en 2002 y donde ostentó la categoría de ‘étoile’ durante una década, hasta su ‘adieux’ en 2016. Hoy queríamos recuperar el debut de Igor Yebra con el Ballet de la Ópera de Burdeos, en “Ícaro” (1935), con coreografía de Serge Lifar.

“Lo primero que me ofreció Charles Jude fue bailar una cosa muy simbólica para los franceses, ‘Ícaro’, que es un ballet de Serge Lifar que sólo está en el repertorio de las Ópera de París y de Burdeos. Imaginaos cuán difícil de bailar es ese ballet; es más, en Burdeos sólo lo había bailado el propio Charles Jude. Como soy las cosas históricas, no hay cosa más fácil para convencerme que ponerme un caramelo de ésos y, claro, dije que sí”, explica Igor Yebra.

Varios instantes de la interpretación de Igor Yebra de “Ícaro”, con coreografía de Serge Lifar, en su etapa de estrella del Ballet de la Ópera de Burdeos. © Sigrid Colomyès.

Un poco de historia sobre ‘Ícaro’. Estrenada en la Ópera de París, el 9 de julio de 1935, “Ícaro” es una coreografía de un acto, creada por el ex miembro de los Ballets Russes, Serge Lifar (1905-1986), sobre la leyenda mitológica griega homónima. “En mi ‘Manifeste du Choréographe’ he dicho que el ballet puede existir sin música. Jamás afirmaré que deba, pero, en efecto, en ‘Ícaro’ he prescindido de ella, porque la orquesta de percusión que acompaña a este ballet no da música, sino un ritmo en estado puro. La música que hacía vibrar a todo mi ser, que me inspiraba ideas y sentimientos de danza, me obligaba a truncar movimientos en pleno desarrollo o, al contrario, a prolongar una idea que ya estaba plenamente expresada desde el punto de vista de la danza. Nuestras dos músicas no concordaban. Concedo una neta preferencia al ballet musical, pero ello no me ha impedido prescindir a propósito de la música en ‘Ícaro’. He querido, en suma, poner de relieve todas las posibilidades melódicas internas de la danza”, en palabras del propio Lifar sobre los ritmos orquestados por J. E. Szyfer. Los vestuarios y decorados de su estreno fueron realizados por Paul R. Larthe, aunque en la reposición de 1962, la escenografía fue firmada por Pablo Picasso. El mismísimo Serge Lifar bailó este rol protagonista durante veinte años y se convirtió en una seña de identidad de él. Lifar cedió el testigo a Attilio Labis en la reposición de 1962 y, posteriormente, fue un papel interpretado por Charles Jude, director del Ballet de la Ópera de Burdeos (1996-2016). Fueron Attilio Labis y Charles Jude quienes enseñaron este rol a Igor Yebra, después de haberlo aprendido directamente de su creador, Serge Lifar.

, ,

El Cascanueces: Igor Yebra y cuarenta jóvenes bailarines en el Teatro Campos Elíseos

Igor Yebra vuelve a desplegar la magia atemporal de “El Cascanueces” en Bilbao, el día 30 de junio

Igor Yebra regresa a casa para presentar una cuidada producción sobre el clásico “El Cascanueces”, en la que participará un grupo de jóvenes bailarines pertenecientes a la Escuela de Danza y Coreografía Igor Yebra, junto con algunos bailarines que ya están dando sus primeros pasos profesionales en los escenarios internacionales. El Teatro Campos Elíseos de Bilbao acogerá el viernes 30 de junio, a las 20,00 horas, el espectáculo “El Cascanueces”, que contará con la participación estelar del propio Igor Yebra.

Además y con la intención de que el público vaya familiarizándose con las generaciones venideras de intérpretes vascos, Yebra recupera a bailarinas que formaron parte de su escuela y en la actualidad, están iniciando su camino en la profesión: Nerea Barrondo (Basauri, 1995), quien finalizó su formación en la Academia del Ballet Bolshoi en Moscú y actualmente, es bailarina del Gelsey Kirkland Ballet en Nueva York; Anne Barrio (Bilbao, 1995), que terminó sus estudios de ballet en la Escuela de John Neumeier en Hamburgo y actualmente, bailarina del Joven Ballet Impulsa de Madrid; y Sara Echevarri (Bilbao, 1993), quien concluyó su formación en el Conservatorio Carmen Amaya de Madrid, miembro de diferentes formaciones como la Compañía Sentimiento Pericet, entre otras.

Dividido en dos actos y con una duración de 70 minutos sin descanso, la obra es una coproducción del Teatro Arriaga de Bilbao y de Ametsa Producciones Artísticas, cuyo estreno absoluto tuvo lugar en este escenario de la capital vizcaína, el 4 de enero de 2012.

El objetivo del montaje no es sólo y únicamente la adquisición de experiencia escénica para los jóvenes bailarines en período de formación, sino que va más allá ya que aspira a impulsar el germen de una nueva cultura de danza en la sociedad actual, así como la generación de nuevos públicos para el ballet y la danza. Con un planteamiento y actitud verdaderamente profesionales, el grupo de cuarenta jóvenes bailarines de la Escuela de Danza y Coreografía Igor Yebra, pondrá en escena la adaptación coreográfica del clásico ballet navideño de “El Cascanueces”, realizada por la maestra Ángela Santos e Igor Yebra, a partir del original de Lev Ivanov con libreto de Marius Petipa.

Las entradas para el espectáculo de “El Cascanueces” se pueden adquirir en la taquilla del Teatro Campos Elíseos, a través del servicio de venta de la página web del teatro y del servicio de venta de entradas por Internet de Kutxabank. Los precios de las entradas van de 23,30 euros a 28,90 euros.

LOS DATOS

Espectáculo: “El Cascanueces”.
Producción: Teatro Arriaga de Bilbao y Ametsa Producciones Artísticas.
Interpreta: Grupo de jóvenes bailarines de la Escuela de Danza y Coreografía de Igor Yebra.
Bailarinas invitadas: Anne Barrio, Nerea Barrondo y Sara Echevarri.
Participación estelar: Igor Yebra.
Adaptación coreográfica: Ángela Santos e Igor Yebra, sobre el original de Marius Petipa y Lev Ivanov.
Música: Piotr Ilich Tchaikovsky.
Vestuario: Carlos Silveira y Danzattelier-Pierrot.
Iluminación: Juan Gómez Cornejo.
Adaptación: Ainhoa Martínez.
Lugar y fecha: Teatro Campos Elíseos de Bilbao, 30 de junio, a las 20.00 horas.
Entradas: 23,30 €-28,90 €.